Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestra web. Si está de acuerdo haga clic en ACEPTAR o siga navegando.

Aceptar cookies

(Blog) La vida es color

paletacolorEl arte comportaba habilidades técnicas o manuales, y un químico era tan artista como un pintor. No se apreciaba al artista por su imaginación, pasión o inventiva, sino por su capacidad de hacer un trabajo eficiente.

Escrito por: Ángeles Díaz

Muchas de las principales compañías químicas comenzaron como fabricantes de tintes sintéticos. Y la reproducción del arte y el color en la fotografía y la impresión han dado origen a grandes compañías tecnológicas como Xerox y Kodak.    

 

El color bermellón viene de masacrar cochinillas, insectos que viven juntos en raíces de árboles. El color púrpura también del mismo sistema sobre los moluscos. El color amarillo lo obtuvieron al mezclar azafrán y cola, que combinado con azurita daba un verde hierba fresco e intenso...

 

A los pintores de la Edad Media no les importaba ser fidedignos, ni proporcionados, sino que eran monjes que expresaban piedad y devoción. En la Baja Edad Media cobraron importancia la belleza, la riqueza y la ostentación en el arte religioso, mostrando los pigmentos más caros: Bermellón, oro y azul ultramarino, para admiración y asombro en el pueblo. Ordenaban en escena los pigmentos crudos sin gradaciones de color.    

 

Cennino Cennini, en " El libro del arte", dio a los pintores consejos prácticos sobre la preparación de pigmentos, paneles, pintar alla fresco o a secco, recetas para representar la carne, las telas, el agua y el claroscuro. Arnold Schoenberg halló la solución de ordenar los colores en el dodecafonismo, el método de "Do-re-mi-fa-sol-la-si-do". Los griegos tenían la palabra Chroma o chroia, traducida como color. Plinio afirma que los pintores de la Grecia Clásica empleaban sólo 4 colores: negro, blanco, rojo y amarillo. Una austera paleta para pintores de mente sobria. El arte griego no era imitativo sino simbólico.    

 

Dos colores venenosos y baratos enfermaron y mataron a mucha gente. A mediados del 1700 el plomo blanco enfermaba a mineros y trabajadores que lo trataban. Dolor de tripa, mareos, vómitos, etc. Incluso a las personas que vivían en hogares cuyas paredes estaban pintadas con verde de Scheele, que contenía arsénico y producía un polvo tóxico sobre papel de pared barato, que, expuesto a la humedad, liberaba un gas llamado arsina. Después de varias muertes infantiles (estaba de moda pintar de verde las habitaciones) envenenados con arsénico, The Times en Londres alarmó a la población. Incluso Bonaparte murió así, en su casa de Santa Elena.     

 

El color está presente en la Naturaleza, no sólo en animales que lo usan como camuflaje o cortejo, los humanos lo sentimos desde que estábamos en las cavernas. Contra más luminoso y pigmentado, más babeamos, nos llena de vida, provocan emociones, incluso hay una terapia alternativa. La cromoterapia es la sanación a través de los colores, ya se combinaba con la helioterapia (baños de sol) en la Antigua Grecia.  

 

La cromoterapia asegura que si tienes frío debes envolverte en una prenda roja; que una prenda amarilla te dará concentración al estudiar; el naranja y el verde, vitalidad; el azul, calma (día de playa; azul cielo + mar azul= no stress... ¿Os suena?); y el blanco, paz (pues el blanco es la suma de todos los colores).  

 

Estamos rodeados de color...las paredes, la ropa, el maquillaje, Windows logo, las acuarelas, las plantas, los coches… El color forma parte de nuestra vida de tal forma, que incluso en nuestro refranero lo hallamos: verlo todo negro, ver la vida de color de rosa, amarillo de enfermedad, estar verde de envidia, rojo de ira, naranja por exceso de sol, estar blanco de un susto, "Feel blue" (tristeza en países anglosajones). En Japón el blanco es luto y aquí, júbilo (boda, 1ra comunión, ropa de playa).

¿Dónde estamos?

c/ Bac de Roda, 149
T. 93 303 50 97


Avinguda Josep
Tarradellas, 19-21
T. 93 289 24 30


c/ Indústria, 50
T. 93 210 24 19

Contacto

Oficinas Centrales
T. 93 452 04 67


Horario de atención
L-J 8.00-13.00h y 14.00-17.00h
V: 8.00-14.00h
Clubs Sociales de L a V de 14.30 a 19.30h


joia@fundaciojoia.org

delegacioprotecciodades@fundaciojoia.org