Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestra web. Si está de acuerdo haga clic en ACEPTAR o siga navegando.

Aceptar cookies

(Blog) Girando, que es gerundio

toleranceCuando estalló la pandemia a nivel global y las cifras de afectados empezaron a contarse por miles a lo largo y ancho del planeta, se oyeron a muchísimos tertulianos, periodistas, politólogos y demás, expresando su opinión sobre tal acontecimiento por los diversos canales de comunicación, ya fuera radio, televisión o internet.

Escrito por: Pedro Villena

Unos pocos, hablando sobre el futuro de la sociedad que nacería después de la pandemia, conjeturaban que el mundo sería diferente a partir de entonces, que la sociedad habría aprendido de los errores cometidos en el pasado y que nos habían llevado a esta situación. Pensaban que la conciencia social aumentaría, que se mantendrían algunas conductas de respeto, que se vería la importancia de la investigación, etc., en resumen, que veríamos una nueva sociedad. Otros tertulianos, la mayoría, defendían la teoría de que nada iba a cambiar, que el mundo después de la pandemia, no cambiaría en absoluto, que el mundo seguiría girando exactamente igual que lo llevaba haciendo los últimos miles de millones de años. Como siempre, el tiempo quita y da la razón.

Cuando se suprimió el estado de alarma, un sábado a las doce de la noche, vimos que nada había cambiado. Toda esa prudencia, las normas sociales y de salud, lo de manos, distancia, mascarilla, confinamiento y otras medidas, se quedaron en agua de borrajas, y una inmensa cantidad de personas, salieron a la calle a festejarlo como si no hubiera un mañana. Las calles, las plazas, las playas, las terrazas, se vieron repletas de personas que se comportaban como si no hubiese ocurrido nada en año y medio de pandemia. Cosa, que por otra parte, mucha gente ha realizado durante dicho año y medio, y es que fiestas, botellones, saraos, reuniones y otros actos sociales, no han dejado de producirse.

Los periodistas salieron a la calle esa noche para contar lo que sucedía en cada rincón de cada ciudad. En una de ellas, entrevistaron a una chica joven que estaba de fiesta con unos amigos y dijo que, ahora que se había acabado la pandemia, tocaba disfrutar de la libertad conseguida (sin comentarios) y había que disfrutar. Y así, por cualquier lado, y así, seguimos viendo aglomeraciones de gente por calles, plazas, playas y terrazas, con poca o ninguna medida de seguridad.

Y es que el mundo sigue girando exactamente igual que antes de la pandemia. La gente ya está pensando en las vacaciones, las discotecas, los viajes, la gasolina vuelve a subir de precio, las rutas aéreas se van abriendo, los turistas inundan nuestras calles (como si se hubieran ido alguna vez, pero bueno), las retenciones automovilísticas han vuelto por sus fueros, las rencillas entre partidos políticos siguen al alza, seguimos sin Govern por estos lares, los palestinos y los israelíes continúan con su lucha, sin que nadie le ponga o quiera ponerle remedio, y demás “normalidades” anormales a los que estamos ya acostumbrados.

Y aunque haya gente que sea responsable, que esté concienciada con la situación, y trate de mejorar este mundo, parece ser que la mayoría de la humanidad no actúa de esta manera, y que esos tertulianos que decían que no iba a cambiar nada, el tiempo les ha vuelto a dar la razón, y el mundo sigue girando exactamente igual que lo venía haciendo los últimos cuatro mil millones de años.

¿Dónde estamos?

c/ Bac de Roda, 149
T. 93 303 50 97


Avinguda Josep
Tarradellas, 19-21
T. 93 289 24 30


c/ Indústria, 50
T. 93 210 24 19

Contacto

Oficinas Centrales
T. 93 452 04 67


Horario de atención
L-J 8.00-13.00h y 14.00-17.00h
V: 8.00-14.00h
Clubs Sociales de L a V de 14.30 a 19.30h


joia@fundaciojoia.org

delegacioprotecciodades@fundaciojoia.org