Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestra web. Si está de acuerdo haga clic en ACEPTAR o siga navegando.

Aceptar cookies

(Blog) La salud mental, cosa de todos

tolerance

Entre las diversas y numerosas cosas que ha traído esta pandemia que aún sufrimos, aunque haya demasiada gente que habla de ella en pasado, como si ya no existiese, es que da la sensación de que se ha descubierto una nueva enfermedad que padece la población masivamente. Estoy hablando, bueno, escribiendo, ya nos entendemos, de la salud mental.

Escrito por: Pedro Villena

A raíz del confinamiento y de este virus que está afectando al planeta entero, se ha comenzado a hablar en numerosos ámbitos periodísticos, televisivos, radiofónicos y otros mass media, sobre una “nueva” enfermedad que ha surgido, no se sabe bien cómo, si por generación espontánea o por esporas o como las setas tras una lluvia de otoño o qué se yo, y que son las enfermedades mentales y la salud mental en general.

Parece ser que ahora alguien se ha dado cuenta de que los niños tienen problemas de ansiedad, miedo, depresión, por no poder salir a la calle a jugar con sus amigos o compartir clases en el colegio. Parece, también, que los adolescentes, la gente joven, los “millennials” sufren de esta nueva enfermedad, por no poder socializar con sus congéneres. Y así con cualquier otro colectivo social.

Da la sensación de que el mundo entero ha descubierto, precisamente ahora, que hay algo llamado trastornos mentales y que hay numerosas personas, muchísimas, que sufren de estos problemas de salud mental. Algo que, por lo visto, antes no existía, y que si existía era algo de gente rara, que estaban “mal de la cabeza” y de los cuales se hacía burla, se les estigmatizaba, y conllevaba que aquellas personas que sufrían de algún problema de salud mental tuvieran que esconderlo o no poder compartirlo con nadie, para no ser tachados de bichos raros.

Por lo visto, ahora, la sociedad en general ha descubierto que esas “tonterías” que sufrían unos pocos, esos “raros” (perdón por el uso de tantas comillas), no eran tanta tontería, sino que cualquier persona, con cualquier circunstancia personal, puede sufrir un trastorno de salud mental. Por lo visto, ahora no está mal visto padecer un trastorno de salud mental y hay que hacer todo lo posible por ayudar a todas las personas que a raíz de la pandemia están sufriendo un problema de salud mental.

Y me alegro que se le de visibilidad al problema de la salud mental, que se hable de ello abiertamente en todos los medios de comunicación. Y me gustaría que esto no fuera flor de un día, y que una vez superada la pandemia se siguiese hablando de este tema, que se empleen más medios, tanto personales como materiales, a ayudar a todo el mundo que padezca algún trastorno mental.

Pero también me gustaría que todos esos medios de comunicación se acordasen también un poco de todas aquellas personas que ya sufríamos algún problema mental antes de la pandemia, que no se olviden de nosotros, que esto no es una enfermedad nueva, que ya existía desde hace mucho tiempo atrás. Y ojalá que algún día esos recursos humanos y materiales se amplíen para proporcionar una atención completa y adecuada a todas y cada una de las personas que padecen o padecerán alguna afección mental.

Esperemos que aprovechando que el día 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, toda la sociedad avance en el reconocimiento de la importancia de tener una buena salud mental.

¿Dónde estamos?

c/ Bac de Roda, 149
T. 93 303 50 97


Avinguda Josep
Tarradellas, 19-21
T. 93 289 24 30


c/ Indústria, 50
T. 93 210 24 19

Contacto

Oficinas Centrales
T. 93 452 04 67


Horario de atención
L-J 8.00-13.00h y 14.00-17.00h
V: 8.00-14.00h
Clubs Sociales de L a V de 14.30 a 19.30h


joia@fundaciojoia.org

delegacioprotecciodades@fundaciojoia.org