Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestra web. Si está de acuerdo haga clic en ACEPTAR o siga navegando.

Aceptar cookies

(Blog) De microchips, consumismo y otras historias para no dormir

toleranceOtra de las muchas consecuencias que ha traído el Covid es la escasez acuciante de eso que llamamos comúnmente microchips, algo que no sabemos exactamente qué es ni para qué sirve, pero que por lo visto es algo imprescindible para la supervivencia de la raza humana.

Escrito por: Pedro Villena

La noticia saltó a la luz (y no va con segundas esto) hace unos pocos meses, cuando se empezó a hablar en los medios que las fábricas de coches tenían problemas de suministro por la falta de microchips. Y es que a raíz de la pandemia, las restricciones de movimiento, la suspensión de vuelos comerciales o cierre de rutas marítimas, el confinamiento en multitud de países, y el atasco que se ocasionó en el Canal de Suez, que todavía acarrea consecuencias, se ha producido una escasez de estos componentes electrónicos en todo el mundo.

Pero no sólo se trata de los microchips, sino que se está notando una escasez de multitud de otros productos industriales, materias primas, bienes esenciales y todo tipo de mercancías. Miles de contenedores se han quedado retenidos en los principales puertos mundiales, tanto llenos de mercancías, que no pueden distribuirse por las restricciones, como vacíos, ya que una vez distribuido su contenido, no pueden volver a sus puntos de destino para reiniciar de nuevo el comercio.

Y ahora, que de nuevo se ha puesto en marcha el comercio mundial, hay que recolocar tanto esas mercancías retenidas como las nuevas que se están produciendo, y se está ocasionando en el mundo una especie de cuello de botella, un atasco monumental, por la cantidad ingente de materias primas, componentes electrónicos y productos de todo tipo a distribuir. Si a todo eso le sumamos, además, que a raíz de la pandemia, se produjo un aumento brutal de consumo de todo tipo de productos, mayoritariamente comprados a través de internet, más el reinicio de la producción por la presión de demanda de nuevos productos y el problema de la logística y la distribución de millones de toneladas de mercancías alrededor del globo, se ha llegado a esta situación de caos, que los expertos calculan que hasta mediados del año 2022 no se empezará a normalizar.

Y eso me lleva al segundo punto que mencionaba en el título de este artículo, el consumismo o más bien, el consumismo desmesurado que se realiza en los países del mal llamado primer mundo, aquellos países más desarrollados económicamente, que no social ni éticamente, y en la que estamos acostumbrados a querer siempre más, a comprar más cosas, más grandes, más caras, más cantidad, tanto si verdaderamente lo necesitamos como si no: un teléfono móvil de última generación, aunque el que tenemos funciona perfectamente; unas deportivas nuevas porque este año la moda nos ha dicho que se lleva un toque amarillo en la puntera, y las del año pasado, nuevas, como lo llevaba rojo, pues ahora no las quiero; una cafetera espresso que al terminar de hacer el café te envía un mensaje al móvil diciéndote que ya lo tienes listo para tomar y que te acuerdes de bajar a pasear al hámster a la calle y que a las cinco de la madrugada tienes que conectarte a tres plataformas televisivas para comentar el partido de futbol de solteros contra casados de la liga de tal país mientras hechas una partida en la nueva consola.

Y mientras ese “primer mundo” se mira el ombligo y se vanagloria de lo avanzado que es, la inmensa mayoría del planeta no tiene apenas para sobrevivir y ni siquiera tienen vacunas para protegerse de esta pandemia. Y si eso no es una historia para no dormir, no sé lo que será.

¿Dónde estamos?

c/ Bac de Roda, 149
T. 93 303 50 97


Avinguda Josep
Tarradellas, 19-21
T. 93 289 24 30


c/ Indústria, 50
T. 93 210 24 19

Contacto

Oficinas Centrales
T. 93 452 04 67


Horario de atención
L-J 8.00-13.00h y 14.00-17.00h
V: 8.00-14.00h
Clubs Sociales de L a V de 14.30 a 19.30h


joia@fundaciojoia.org

delegacioprotecciodades@fundaciojoia.org