Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestra web. Si está de acuerdo haga clic en ACEPTAR o siga navegando.

Aceptar cookies

(Blog) Día Internacional de la Felicidad

toleranceCanciones sobre la felicidad las hay a patadas, tantas como granos de arena en una playa o programas de cotilleos en televisión. Basta con hacer una búsqueda con esa palabra en cualquier navegador web para que surjan incontables temas a cual más feliz. Desde “Shiny happy people” de R.E.M. a “Don’t worry, be happy” de Bob McFerrin; desde “Happy” de Pharrell Williams a “Felicità” de Albano y Romina Power.

Escrito por: Pedro Villena

 

También hay múltiples canciones que aunque no tengan en su nombre la palabra felicidad, sí que nos hacen sentir alegres, que nos animan, nos levantan el ánimo, ya sea por su melodía, ritmo o tono desenfadado. Y de este tipo de canciones aún hay más cantidad de temas: “Viva la vida” de Coldplay; “Walking on Sunshine” de Katrina & The Waves; “Don't stop me now” de Queen; o “Come on Eileen” de Dexys Midnight Runners, por poner unos pocos ejemplos.


Loquillo y los Trogloditas cantaban eso de “Yo para ser feliz quiero un camión” hace ya unos (muchos) años, una manera frívola de enumerar unas cuantas cosas que les daban la felicidad en esa canción. Y es que la felicidad se puede conseguir de muchas maneras, a través de esas pequeñas cosas que nos hacen felices - una puesta de sol, un camión, la risa de un niño, rascarle la barriga al gato (si se deja) - o de grandes cosas, léase dinero, casas, coches, dinero, éxito profesional, dinero, vacaciones pagadas, dinero...


¿Y a qué viene todo esto? Bueno, pues a que, como ya comenté en un relato anterior, hoy en día hay un “Día Internacional de algo” continuamente, ya sea el día internacional de la tortilla o, en el caso que nos ocupa, el Día Internacional de la Felicidad. La Asamblea General de la ONU decretó en la resolución 66/281 de 2012 que “el 20 de marzo se celebrase el Día Internacional de la Felicidad para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno”. Y en eso estamos, celebrando / conmemorando / festejando dicho día.


Y no, hoy no voy a comentar nada en contra de dicho día, o de esas aspiraciones de la ONU o de cómo es posible reivindicar algo así, viendo cómo está el mundo y la locura imperante en cualquier rincón del planeta en, digamos, los últimos 300.000 años, más o menos el tiempo que lleva el ser humano sobre la faz de la Tierra, año arriba o año abajo. No, hoy no. Mañana ya veremos, pero hoy no. Así que, aunque sea por un solo día al año, intentemos olvidar las penas, las preocupaciones, las noticias terribles que nos llegan día sí y día también sobre cualquier tema en el que intervenga la humanidad.


Por un día, busquemos ese camión que nos trae la felicidad, pongamos una canción alegre en nuestras vidas, subamos el volumen de la radio, el móvil, la cadena de música o el ánimo interior de cada uno y una, y démonos un poquito de felicidad, si es que es posible.

¿Dónde estamos?

c/ Bac de Roda, 149
T. 93 303 50 97


Avinguda Josep
Tarradellas, 19-21
T. 93 289 24 30


c/ Indústria, 50
T. 93 210 24 19

Contacto

Oficinas Centrales
T. 93 452 04 67


Horario de atención
L-J 8.00-13.00h y 14.00-17.00h
V: 8.00-14.00h
Clubs Sociales de L a V de 14.30 a 19.30h


joia@fundaciojoia.org

delegacioprotecciodades@fundaciojoia.org